Querida Resiliencia: Te Necesitamos

🚀 Quick Win 👉 Breve plan para desarrollar la resiliencia

👉Hace más de un año el mundo cambió para siempre. Ninguno de nosotros vivió una crisis semejante. Economía, salud, psicología, todo alterado.

👉Ante esta coyuntura sin precedentes, los líderes efectivos tuvieron una característica en común: LA RESILIENCIA. 

👉Aguantar y adaptarse. Positividad y perspectiva. El COVID19 fue el mejor entrenamiento para ser ultra resiliente. 

👉En el siguiente post, te comparto mis consejos para desarrollar esta capacidad 👇👇👇


El requisito que llegó para quedarse

Decime si esta búsqueda laboral no te suena: 

“Orientamos la búsqueda a personas proactivas, analíticas, autónomas, con excelentes relaciones interpersonales, buen trabajo en equipo  y orientado a resultados”

Si entrás en un portal de empleo las palabras proactividad, analítica, autonomía, orientado a resultados y trabajo en equipo se repiten en prácticamente todos los anuncios. 

Estoy casi seguro que los headhunters hacen copy/paste de publicaciones que les resultan atractivas para sus propios anuncios. Es que son las características del trabajo en el siglo 21. No podés no tenerlas si querés conseguir un buen trabajo.

La mala noticia es que el Covid19 agregó una más: La resiliencia. 

La resiliencia es el antídoto en contextos de estrés, conflictos e incertidumbre.

Un líder resiliente es una persona que ve los fracasos como contratiempos temporales de los que puede recuperarse rápidamente. Mantienen una actitud positiva y un fuerte sentido de la oportunidad durante los períodos de turbulencia. Cuando se enfrenta a la ambigüedad, un líder resiliente encuentra formas de avanzar y evita quedarse estancado.

Afortunadamente los emprendedores de Latinoamérica - Argentina especialmente en los últimos años - venimos moldeados “de fábrica” con un poco de resiliencia.

Es que para hacer negocios en esta parte del mundo te tenés que bancar muchos contratiempos burocráticos, estructurales y económicos propios del lugar donde vivimos. Más allá de esta aclaración no dudo que la resiliencia es una de las características más importantes que un líder y una empresa deben tener. 

¿Qué es la Resiliencia?

Para entender un poco mejor a la nueva vedette de las búsquedas laborales post covid, veamos algunas definiciones. 

  • La resiliencia es la capacidad para adaptarse a las situaciones adversas con resultados positivos.

  • La resiliencia es una virtud que consiste en superar y adaptarse a momentos adversos, con la confianza de que saldrás adelante a pesar de todo.

  • La resiliencia es la fuerza que te permite enfrentar a distintas adversidades desarrollando conductas positivas ante el estrés, las amenazas o conflictos.

  • La resiliencia no es un objetivo final es una mentalidad, una forma de vida, un conjunto de herramientas psicológicas que tienes a tu disposición cuando las necesitas

Para mi la resiliencia es la capacidad de aguantar circunstancias adversas con positividad y creatividad.

Aguantar, esa es la clave. Qué tan preparado estás psicológicamente para atravesar momentos no gratos y no arruinar todo. Que tan curtida tenés la piel para bancarte el viento de frente que no sabés cuándo va a dejar de soplar. 

¿Por qué es importante la resiliencia?

Ya sabemos que los conflictos ocurren y no son negativos, que la coyuntura actuales una locura y que los resultados no van a ser los esperados.

En este contexto, ¿cómo querés lograr algo sin ser resiliente?

Desarrollar la resiliencia es vital para convertirse en un líder que pueda superar con éxito los retos y guiar a los demás con valor y convicción.

No existe otro camino. Hoy no existe otro camino para lograr lo que queremos sin ser resiliente. Trabajo, universidad, proyectos incluso nuestras relaciones sociales se volvieron más complejas. 

¿Querés lograr algo en la vida? Aprende a ser resiliente. 

Ojo millenial canchero - No todo es tan fácil 

Los millennials tenemos una dificultad adicional. Queremos todo más rápido.

No nos bancamos el largo plazo. Nacimos con la espontaneidad y la recompensa inmediata, que son válidas cuando todo va bien. Pero cuando los resultados no son los que queríamos, es que solemos largar antes de tiempo.

“Hustle”, fue uno de los consejos que destaqué del gran Gary Vee. Y sin dudas aplica a esto. 

Nos despojamos rápido ante la falta de resultados inmediatos. Si no va, no va, solemos decir. Grave error.

La resiliencia es el concepto que debemos aprender más que nunca en el mundo nuevo que vivimos. 

Mis 4 consejos para desarrollar la resiliencia 

Aunque no todas las personas poseen esta característica de forma intrínseca, la resiliencia es una habilidad que se puede aprender y adoptar con el tiempo. En este sentido, es importante conocer los 4 elementos que ayudan a impulsar esta aptitud. 

1) Cree en vos mismo - Confianza - 

Uno de los principales factores por el que soltamos proyectos es por la falta de confianza que tenemos en nosotros mismos. Hablamos en posts pasados de lo inseguros que somos las personas y de la necesidad abrupta de aprobaciones externas que necesitamos continuamente. 

La confianza significa sentirte en control de tu destino y sentirte en control de lograr resultados para ti y para tu equipo. 

Se ha demostrado que mejorar la confianza en uno mismo aumenta la capacidad de recuperación y el rendimiento. Si sentís que tenés la capacidad y las herramientas necesarias para enfrentarte a los contratiempos y a los obstáculos, es mucho más probable que veas los retos como una oportunidad de crecimiento. 

“Creetela un poco” diríamos en Argentina. Todo buen emprendedor tiene su costado soberbio. Su mindset especial de que él solo lo puede hacer, aunque todo el mundo le diga que no puede. 

“No creer que uno es el mejor, no tiene ningún beneficio. Yo te voy a jugar y voy a estar convencido de que te voy a ganar” 

Este es un extracto de una entrevista que le hacen a Luis Scola uno de los jugadores de Basket más importantes de los últimos tiempos. Si bien sus moralejas hacen referencia a deportes de alto nivel, también se podrían bajar al mundo de los negocios. Confiar que podés lograr los resultados es el primer paso para la resiliencia. 

2) Mantente flexible - Adaptabilidad 

Responder a los cambios con eficacia y ser capaz de adaptar tu comportamiento y tu estilo de pensamiento son factores fundamentales para potenciar tu capacidad de recuperación. 

Es importante entender que no siempre podés cambiar el escenario en el que te encuentras. Lo que sí puedes cambiar es tu respuesta y cómo te sientes ante la situación. Esto te ayudará a afrontar los retos, reducir los niveles de estrés y conseguir más, incluso en situaciones difíciles. 

Si hay algo que nos enseñó el Covid19, fue a no planificar demasiado y adaptarse. Desde el lado personal yo lo aprendí a los golpes. En Septiembre del 2019 le propuse matrimonio a mi novia, y aún no pudimos hacer la celebración, habiendo cancelado 3 eventos. En el ínterin también vino nuestra hija Ángeles, lo que alteró aún más los planes (¡Para bien obvio!) 

Si bien suspender las fiesta no fue grato, nos enseñó que nada es tan grave como parece y que siempre hay una segunda oportunidad. 

¿Cuál es la mejor forma de mantenerte flexible?

  1. Teniendo varios planes. Plan A, Plan B, Plan C. La mejor forma de mantenerte flexible es desde la planificación. Si ya asumís que tus planes son sesgados e inexactos tu mente se acostumbra a que puedan suceder otras cosas. Por eso la clave está en tener preparado varios escenarios para los procesos que considerás clave. Ventas, posibilidad de  cuarentenas, costos fijos son todas variables que si o si necesitan 3 escenarios de mínimo. 

  1. Cuestioná. Cuestioná todos tus supuestos. Porque puede ser que no ocurran. El hecho de hacer el ejercicio suponiendo que no va a pasar “lo que siempre pasa” nos da una apertura mental para estar preparado para eventos inusuales. 

3) Mantente Optimista - Positividad 

El tercer elemento es fundamental. Mantente positivo. Seguramente haya varios motivos para no estarlo, pero sin una mentalidad positiva, no se puede conseguir nada. 

Soy un convencido de que las buenas energías atraen buenos resultados, y las malas vibras hacen lo mismo. Si pensás todo el tiempo que algo te va a suceder seguramente te pase. 

La ley de atracción es la creencia pseudocientífica de que los pensamientos influyen sobre las vidas de las personas, argumentando que son unidades energéticas que devolverán a la persona una cantidad de energía similar a la emitida.  

La ley de la atracción funciona para el optimista que sabe actuar. No es magia, es simplemente aprender a controlar la mente para apuntarla hacia lo que tu buscas lograr. Tus sueños y objetivos están en primera instancia, ligados a tu calidad de pensamientos. Si te interesa más este tema, te recomiendo este video. 

Como ya comenté en más de una ocasión, el club de mis amores es Racing, y gran parte de mi humor depende de cómo le vaya el domingo. Durante muchos años Racing vivió muchos fracasos deportivos, momentos definitorios en los que le fue mal e inoperancia dirigencial. 

Antes del 2014, siempre pensábamos que nos iba a ir mal. Hasta que en ese mismo año con la vuelta de nuestro máximo ídolo Diego Millito se instaló un cambio de mentalidad bajo el lema: RacingPositivo. Al principio empezó a modo chiste, pero luego se instaló transversalmente en todo el club, a medida que los resultados positivos aparecieron. Hoy 7 años después, con 3 títulos conseguidos y con los resultados a la vista se sigue utilizando. 

La enseñanza es clara. La positividad se tiene que practicar. Las desgracias se llaman y suceden.  

¿Cúal es la mejor manera de mantenerte positivo? 

  • No consumas tantas noticias. Las noticias generalmente destacan cosas negativas que te pueden contaminar. No hace falta que sepas cuántos infectados hubo ayer en el estado de Massachussets y cuanto bajo el PBI de Uganda. Con Revisar 15 minutos un diario online alcanza. 

  • Concéntrate en el largo plazo. Te va a dar perspectiva que los problemas actuales no son tan graves. 

  • Fijate con quien te rodeas. Hay personas que son muy negativas de por sí. Trata de evitarlas. 

  • Analiza cómo se toman las malas noticias en tu empresa. Fundamental. ¿Hay apología del error? ¿Muchos lamentos? o esfuerzos en la resolución. 

4) Aguanta las que vengan - Resistencia 

La resistencia viene por la presión del entorno. Ventas, costos, colaboradores, expectativas propias. Si las cosas no salen como las planificadas, la presión va a surgir y puede ser grave. 

No hay resistencia sin presión. Esto es importante comprenderlo. Por lo que aprender a ser resistente tiene mucho que ver por cómo manejas la presión en momentos de incertidumbre. 

Ojo, sentir presión no es grave. Lo grave es manejarla mal. Dejarse dominar por la ansiedad, estrés, negatividad, somnolencia etc.  

No soy un experto en aguantar presión, pero si te puedo decir que lo más importante es autoconocerse a uno mismo. Auto asimilar las emociones que estás viviendo para poder controlarlas y pensar mucho en el largo plazo. Anticiparse a la resolución de los conflictos ayuda mucho, para visualizar que nada es tan grave como parece. 

“La cuarentena es durísima, no nos deja trabajar, nos estamos fundiendo”. Debe ser lo que muchos emprendedores están pensando. Ante esto, anticipar escenarios futuros, con 0 ventas es muy positivo porque te vas a dar cuenta que igualmente en el peor de los casos no vas a estar tan mal como pensás. 

Por otro lado, la parte del apoyo es muy importante. Colegas, mentores, amigos, familia. Tener una vía de escape alivia mucho la presión, y hace que la resistencia sea más fácil. Es importante saber rodearse con gente que te escuche y se preocupe por vos. Ellos son una gran ayuda. 

Por último, la paciencia juega un rol fundamental.  El frenesí por obtener resultados a corto plazo hace que muchas veces tomamos decisiones precipitadas. En el trabajo es el peor enemigo. La paciencia y la capacidad de espera se deben poner en práctica cuando las metas a medio o largo plazo prevalecen sobre los deseos del momento. 

Al final la resiliencia paga 

Facundo, ¡pará un poco! Todo negativo en el post de hoy. Ya se que estamos en pandemia, pero me gustaba cuando me hablabas de tipos súper interesantes como GaryVee o de hacks de productividad. 

Ja, si me salió un poco negativo el post de hoy, aunque vengo a tono con esta saga basada en los conflictos laborales.

Pero tengo mi buena noticia. El buen sentimiento siempre aparece. 

Si sos resiliente, es imposible que te vaya mal. Siempre salís fortalecido. 

Aunque todo haya salido mal, la resiliencia te va a dejar muchos aprendizajes. Está muy relacionado con el hecho de que en los éxitos no hay hay mucho conocimiento y todo se aprende de los fracasos. 

Lo que no te mata, te fortalece. En el plano personal la experiencia de la pandemia va a ser súper fructífera para cuando nos tengamos que topar con otra crisis de esta magnitud. 

Conceptos finales 

En resumen, este es mi plan para mantenerme resiliente.

  1. Cree en vos mismo 

  2. Mantente flexible

  3. Mantente optimista 

  4. Aguanta las que vengan con paciencia

Contame qué te parece y si te interesa la temática. Te dejo un par de links de interés relacionado al tema. 

  1. Video: Buenos consejos sobre como mantenerte resiliente

  2. Libro: Grit - The power of passion and perseverance. 

    1. Es un libro muy conocido, que si querés ahondar sobre el tema, te lo recomiendo. 

  3. Libro: Mindset - The new psychology for success.

    1. Otro libro muy famoso que se orienta más a cómo desarrollar una mentalidad positiva respecto a todos los aspectos de la vida. 


¡Gracias por leer EscalandoLatam! Nos vemos el próximo Miércoles 

Si llegaste hasta acá y aún no estas subscripto 😝😝 - ¡Sucribite!